11 sleep coaching.png

La luz azul y nuestro sueño.

"Los aparatos electrónicos afectan nuestra capacidad para conciliar el sueño".


Uno de los mitos más grandes en temas de sueño es que los aparatos electrónicos afectan nuestra capacidad para conciliar el sueño, concretamente la luz azul (color de luz que más emiten los aparatos electrónicos). Sin embargo, esto no es cierto. Al menos no en la manera en que venden la información.

Como les mencioné, la manera en que se vende esta información no es del todo correcta. Por lo tanto, a continuación quiero presentarles que nos dice la evidencia científica sobre los efectos de la luz azul en nuestro sueño para que así se puedan hacer una idea informada del tema.


Empecemos por conocer de dónde surge este mito. En los años 90 y principios de los 2000 se publicaron varios estudios sobre los efectos de la exposición a luces brillantes en nuestro reloj biológico, encontrando que las luces brillantes atrasan el reloj biológico de las personas, lo cual lleva a que las personas se duerman cada vez más tarde. De aquí que empezara a decir que la luz azul - y por ende los aparatos electrónicos- hace que se nos dificulte conciliar el sueño.


Si bien esta conclusión no es del todo descabellada es completamente falsa. Un estudio realizado por el Dr. Michael Gradisar en 2014 no encontró efectos negativos a la hora de conciliar el sueño tras usar iPads al máximo de brillo justo antes de dormir. Adicional, el Dr. Gradisar se puso a la tarea de revisar estudios que han evaluado los efectos de la luz emitida por electrónicos en la latencia del sueño (tiempo que demoramos en conciliar el sueño), encontrando que cuando uno se expone a estos aparatos electrónicos antes de dormir la latencia de sueño aumenta en 1,34 minutos, casi nada en términos de tiempo [1].


Estos resultados, en contra de todo lo que se dice sobre los efectos de la luz azul, se explica porque las luces de los aparatos electrónicos NO son lo suficientemente brillantes para causar problemas a la hora de conciliar el sueño. Esta es la clave de que tal afirmación sea falsa. Hay que tener en cuenta que los estudios que han evaluado los efectos de la exposición a la luz en nuestro sueño han usado luces altamente brillantes, con un brillo mucho más intenso que lo que pueden llegar a emitir los aparatos electrónicos.


Por lo tanto, podemos decir que nuestra capacidad de conciliar el sueño NO se ve afectada por los aparatos electrónicos una vez decidimos dormir. ¡Aquí hay otra clave!... esto no quiere decir que los aparatos electrónicos no nos distraigan y perdamos tiempo de sueño; sin embargo, una vez tomamos la decisión de apagar la luz con la intención de dormir nos demoraremos lo mismo habiendo o no utilizado electrónicos antes de dormir.


Ahora bien, que nuestra capacidad de conciliación de sueño no se vea afectada no quiere decir que los electrónicos no afecten el sueño. Diversos estudios han encontrado que el uso de aparatos electrónicos en horas de la tarde por un periodo de 1.5 horas o más reduce la producción de melatonina (hormona del sueño) al inicio de la noche. Adicional, un reciente estudio realizado en el 2015 encontró que el uso constante de aparatos electrónicos en las noches empieza a atrasar nuestro reloj biológico luego de 5 días de uso [2]. Si bien estos resultados son muy interesantes y prometedores, faltan estudios que corroboren estos resultados y que expliquen un poco más los efectos a largo plazo.


En conclusión, el uso de aparatos electrónicos antes de dormir no afecta nuestra capacidad para conciliar el sueño pero sí tiene el potencial de retrasar nuestro reloj biológico cuando los usamos por periodos prolongados de manera frecuente. Esto último es problemático ya que si bien podemos jugar fácilmente con nuestra hora de dormir, rara vez lo podemos hacer con el inicio de nuestros días laborales y obligaciones diurnas.


¡Felices sueños!

Notas

Este artículo fue inspirado por una serie de artículos escritos por el Dr. Michael Gradisar en su blog en https://winksleep.online . Si quieren conocer más del tema, les recomiendo la serie de 4 artículos.


Referencias


[1] - Gradisar, M. (2021). BLUE SCREENLIGHT IS THE NUMBER 1 SLEEP MYTH OF OUR TIME - PART 1. Recuperado de https://winksleep.online/blog/65-blue-screenlight-making-it-harder-to-fall-asleep-is-the-number-1-sleep-myth-of-our-time


[2] - Gradisar, M. (2021). BLUE SCREENLIGHT: DOES IT AFFECT MELATONIN? - PART 2. Recuperado de https://winksleep.online/blog/66-blue-screenlight-does-it-affect-melatonin-part-2

Entradas Recientes

Ver todo
¿Disfrutando del blog?
¡No te pierdas ningún artículo suscribiéndote a EnSueño!

Gracias por hacer parte de EnSueño