11 sleep coaching.png

¿Terror Nocturno o pesadilla?

Una de las experiencias más comunes al dormir son las pesadillas, todos las hemos experimentado alguna vez en la vida y me atrevería a decir que con una frecuencia importante.


Menos común son los terrores nocturnos; sin embargo, con frecuencia suelo escuchar a los padres decir que sus hijos presentan terrores nocturnos... la mayoría de las veces, esto suele ser resultado de diagnósticos prematuros o información errónea.


Por esta razón, a continuación les quiero explicar en qué consiste cada un o de estos fenómenos y presentar las diferencias entre pesadillas y terrores nocturnos, concentrándome más en estos últimos. Al final, les brindaré una guía rápida que les permita diferenciar unos de otros.


Terrores nocturno.


Los terrores nocturnos son trastornos de sueño que hacen parte de las parasomnias; las cuales se define como "fenómenos inesperados, inoportunos o indeseables, que ocurren al inicio del sueño, durante el sueño o al despertar" [1].


Estos consisten en episodios cortos (de máximo 20 minutos) en los cuales las personas presentan expresiones y manifestaciones de miedo, como si estuvieran actuando una pesadilla. Alguno de los síntomas son: sudoración, taquicardia, gritos, entre otros. De manera visual, y para que me entiendan mejor, los terrores nocturnos se pueden ver como una manifestación extrema de las pesadillas.


Sin embargo, a diferencia de estas pesadillas, durante los terrores nocturnos las personas se encuentran dormidas y una vez despiertan no tienen recolección del evento. Por lo tanto, quienes más sufren estos episodios son quienes los observan, no quienes lo viven.


Adicionalmente, estos eventos suelen presentarse durante las etapas de sueño profundo, en la primera mitad de la noche.


En general, los trastornos nocturnos suelen ser poco comunes, con el 15% de los niños presentando este trastorno. Adicional, luego de la adolescencia, son muy pocos los casos en los que los terrores nocturnos se mantienen en la edad adulta (con el 2% de la población adulta presentándolos).


Por último, este fenómeno se considera un trastorno benigno, que no suele tener efectos secundarios graves. Las únicas recomendaciones para el manejo de estos episodios son:

  1. Asegurarse que el espacio donde duerme el niño/la persona sea un espacio seguro donde la persona no tenga riesgo de hacerse daño.

  2. Acompañar a la persona hasta que este tranquila de regreso en la cama.


Pesadillas.


A diferencia de los terrores nocturnos, las pesadillas son "sueños vívidos con contenido amenazante que provocan angustia, miedo o terror que culmina en un despertar con gran desasosiego".


De las características más importantes de éstas, es que las personas tienen clara consciencia de las mimas y pueden reportar la pesadilla de manera consciente.

Además, se suelen presentar al final de la noche (en la madrugada).


En general - como se podrán imaginar - las pesadillas no suelen representar mayor problema para las personas. Sin embargo, cuando la intensidad y frecuencia de las mismas se vuelve problemática para las personas o los niños - al punto que afectan su calidad de sueño y generan ansiedad al rededor del mismo - se debe consultar a un especialista.

 

Por último, a continuación les presento un diagrama con las principales diferencias entre los terrores nocturnos y las pesadillas, de tal manera que les sea fácil diferenciar unos de otros.


Espero que este artículo les ayude a diferenciar los terrores nocturnos de las pesadillas. Cualquier pregunta adicional que tengan, por favor déjenlas en los comentarios.


 

REFERENCIAS

Entradas Recientes

Ver todo
¿Disfrutando del blog?
¡No te pierdas ningún artículo suscribiéndote a EnSueño!

Gracias por hacer parte de EnSueño