11 sleep coaching.png

Nuevo año... ¿mejores sueños?

¿Qué mejor que dormir bien y levantarse completamente renovados? En mi opinión… NADA mejor. Diversos estudios han demostrado que dormir bien aumenta nuestro bienestar, protege nuestra salud, mejora la capacidad de retención de información y nos hace más creativos, productivos y eficientes. Entonces, ¿por qué no hacer de nuestro sueño una prioridad durante este nuevo año? Todavía estamos a tiempo de ponerlo dentro de los propósitos del 2018.

A continuación presento algunas ideas sobre cómo prepararnos para ir a dormir y mejorar nuestro sueño durante este nuevo año:

  Tu cuarto, tu santuario. El ambiente en el que dormimos tiene una gran influencia en nuestra calidad de sueño. Guíate por los sentidos de acuerdo a tus gustos. (1) Vista:  Siempre se recomienda mantener el cuarto lo más oscuro posible. Sin embargo, si prefieres mantener algo de luz, puedes utilizar luces tenues y cálidas. Evitar por completo luces azules. (2) Oído: intenta disminuir los ruidos al máximo, y si te molesta el silencio utiliza white noises (sonidos tenues como el de las olas). (3) Olfato: prueba ambientadores de lavanda o camomila, estos son conocidos por sus efectos relajantes e inductores de sueño. (4) Tacto: Un buen colchón y una buena almohada que se utiliza son indispensables para dormir Asegúrate de que sean cómodos y recuerda que los colchones se deben cambiar cada 7 años, y las almohadas cada año.

¡Ponte en modo avión! Desconectarse de todos los electrónicos (celulares, T.V, etc.) antes de ir a la cama. Esto elimina por completo la exposición a luces azules, las cuales afectan la producción de la melatonina [1].

•  ¡Crea una rutina! Una forma de mejorar nuestra calidad de sueño es establecer una rutina relajante antes de ir a la cama, que incluya actividades como: tomar un baño, leer un libro, escuchar música, etc. Contar con una rutina nos ayuda a desconectarnos de las actividades del día y prepararnos – tanto física como mentalmente – para dormir. *Tip: Introduce pequeños cambios a tu rutina cada día, evitando que se vuelva más un deber que un placer.

Medita. Meditar es una sencilla práctica que ayuda a apaciguar la mente y disminuir niveles de estrés y ansiedad, una de las principales causas del insomnio primario. Además, ésta es una práctica que no tiene por que ser compleja o tomar mucho tiempo. Hoy en día existe un gran número de herramientas para meditar como Headspace (www.headspace) o Calm (www.calm.com) que tienen un gran número de meditaciones cortas (10 minutos en promedio).

¿Yoga? Aunque no es recomendable hacer ejercicios intensos durante la tarde o noche, hacer yoga es una actividad que nos ayuda a liberar tensión muscular, manejar los niveles de estrés y apaciguar la mente. ¡FELIZ 2018!




Notas


[1] – Melatonina: hormona relacionada con los ciclos sueño-vigilia. Ésta se produce principalmente durante la noche y sirve de reloj interno para indicar la hora de ir a dormir.

¿Disfrutando del blog?
¡No te pierdas ningún artículo suscribiéndote a EnSueño!

©2020 by Terapia En Sueño.